Médico Especialista en Nefrología, Trasplante Renal y Medicina Interna en Guadalajara, Jalisco, México.

Preguntas

Nefrología | Transplante Renal | Medicina Interna | Farmacología

 

¿Qué es la Insuficiencia Renal?

Es una enfermedad grave con gran repercusión económica y social que cada vez es más frecuente y que que provoca que los riñones dejen de cumplir con sus funciones lo que impide la eliminación de las sustancias toxicas y que por lo tanto se acumulan en la sangre. Puede ser aguda (en un tiempo corto) o crónica (mínimo tres meses de evolución).

La Insuficiencia Renal Crónica es progresiva e irreversible, en México es una de las complicaciones más frecuentes de la Diabetes Mellitus y la Hipertensión arterial, y puede poner en riesgo la vida del enfermo si no tratada adecuadamente.

La aparición de la enfermedad impacta en una serie de cambios no solo en el paciente mismo sino su relación con su familia y personas cercanas.

¿Cómo puedo saber si tengo Insuficiencia Renal?

Mediante la revisión del paciente por un experto en enfermedades renales (NEFRÓLOGO) y por pruebas sencillas de sangre y orina que demostrará:

• Incremento de Urea, Creatinina, potasio, Ácido Úrico y Fósforo en sangre.
• Disminución de los niveles de Calcio en sangre.
• Anemia (disminución de los glóbulos rojos).
• Alteraciones de la coagulación.
• Disminución de la cantidad de orina.
• Pérdida de proteínas en la orina.
• Disminución de la función renal.
• Múltiples alteraciones metabólicas, endocrinológicas e inmunológicas.

Otros estudios que pueden ayudar a hacer el diagnóstico más preciso son:

• Ultrasonido.
• Tomografía.
• Gammagrafía.
• Biopsia.

¿Cuál es el tratamiento de la Insuficiencia Renal?

Cuando se ha perdido la función de los riñones totalmente (IRC etapa V o terminal), se considera un estado incompatible con la vida; sin embargo, ésta puede ser preservada con tratamientos que sustituyan la función renal:

Diálisis Peritoneal

El tratamiento utiliza el PERITONEO, que es una membrana que cubre los órganos y la pared interna del abdomen, como filtro para limpiar el organismo. Para ello es necesario introducir en el abdomen un líquido que va ayudar a sacar los productos que nuestro cuerpo ya no necesita y lo intoxican. Este líquido se tiene que cambiar varias veces al día.

Para llevar a cabo está diálisis se debe de colocar un catéter (tubo) en el abdomen, por medio de una pequeña intervención quirúrgica. Parte de este catéter permanece fuera del cuerpo para conectarse a las bolsas de solución limpiadora, cerrándose después con un tapón. El catéter puede ocultarse fácilmente bajo la ropa.

La diálisis peritoneal se debe de realizar VARIAS VECES AL DÍA y pude realizarse EN CASA por el mismo paciente o algún familiar.

Hemodiálisis

Es un procedimiento especializado realizado solamente en Unidades de Atención Médica Especializada. El tratamiento se realiza 2 a 3 veces por semana, durante 3 a 4 horas por sesión.

Consiste en extraer sangre (en cantidad de una taza por minuto), pasándola a través de un filtro con una membrana artificial (semipermeable) y regresando la sangre al paciente. El intercambio se lleva a cabo en forma permanente mientras se hace la diálisis entre los compartimentos del filtro: el sanguíneo y del líquido de diálisis.

Trasplante Renal

Es el tratamiento ideal para pacientes que padecen IRC terminal ya que con este tienen un restablecimiento a la normalidad de las funciones que estaban alteradas. Consiste en la extracción de un riñón de un individuo sano (Donante vivo relacionado o Vivo no relacionado) o de una persona a la que se haya diagnosticado muerte cerebral (Donante cadavérico). El riñón extraído se coloca en fosa iliaca derecha o izquierda del paciente con IRC estadio V o terminal. Los riñones nativos (con los que nació el paciente) no se retiran, a menos que así lo considere el Médico Especialista.

Para el éxito de la cirugía, la persona receptora debe de mantenerse bien controlada en su tratamiento sustitutivo, con sus controles clínicos, consciente de los beneficios y riesgos a las que va enfrentar y debe de existir una adecuada evaluación del donante y receptor con exámenes laboratoriales (BH, Qs, Perfiles virales), de gabinete (Radiografías, Ultrasonidos, Angiotomografías renales) y estudios de compatibilidad de tejidos (Grupo sanguíneo, HLA y Pruebas cruzadas) entre otros más entre el donador y el receptor.